Cómo educar en igualdad«Tareas para una vuelta de tuerca». Así se titula la obra de teatro que el Grupo de Teatro Yeses ha representado en el Teatro Municipal de Becerril de la Sierra con motivo del día de hoy, 25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Esta Compañía nació en 1985 en la antigua Cárcel de Mujeres «Yeserías» de Madrid (de ahí su nombre) y en la actualidad se ubica en el Centro Penitenciario de Mujeres de Alcalá de Henares. Los más de cuarenta montajes a las espaldas de estas grandes actrices son capaces de generar una atmósfera potente, repleta de amor propio y sensibilidad que tan pronto te estremece como te permite vibrar desde las entrañas.

Todo detalle y mínima expresión están perfectamente encuadradas para visibilizar, sensibilizar y denunciar todos los tipos de violencia que ha sufrido la mujer de ayer, sufre la mujer de hoy y, mientras no nos reeduquemos y coeduquemos, sufrirá la mujer del mañana.

 

La Violencia contra Mujeres y Niñas es una Violación Grave de los Derechos Humanos

Tal y como declara la ONU, el impacto de la violencia contra una mujer puede ser inmediato pero también de largo alcance e incluye consecuencias físicas, sexuales, psicológicas… y no solo hacia la víctima principal. Los y las menores que presencian estos episodios de violencia también los convierten automáticamente en víctimas directas.

La obra «Tareas para una vuelta de tuerca» me recordó el desgarro emocional que provocó el final de un primer amor que creía para siempre. El miedo de aquel cristal hecho añicos por «miedo a perderme» que me pedía correr y alejarme. Reviví el bloqueo de mi cuerpo rígido y el mutismo absoluto que provocó la mano de aquel jefe en mi muslo izquierdo. A la ansiedad que provocan las restricciones, el control económico o las ausencias. Al terror de sentirte perseguida por la noche. Y al sentimiento de ingravidez que despierta preguntarte si todo esto es lo normal mientras tu fuero interno se agita frente a un mar de espejos donde tantas y tantas mujeres nos miramos sin reconocernos.

Mis Tareas para Combatir la Violencia contra las Mujeres

Desde hace años trabajo con adolescentes y jóvenes acompañándoles en sus procesos de crecimiento y maduración personal. Estos caminos que siempre recorremos de la mano siempre se convierten en momentos de encuentro. Y entre el conjunto de experiencias vividas y compartidas siempre aparecen las violencias. La violencia machista entre ellas.

Lo que la realidad nos devuelve es que las relaciones desiguales, con indiferencia de la clase social, religión, género o raza se mantienen, lo que demanda con urgencia combatir esta lacra social.

En nuestra mano está prevenir determinadas conductas desmontando roles y estereotipos de género. Por mi parte, como Maestra y Educadora, me ayudo de la herramienta más potente que conozco, la educación y el acompañamiento individualizado:

  • Invitando a considerar que el amor hay que disfrutarlo mientras dure pero que no tiene porqué ser para siempre.
  • Acompañando a descubrir que el sentimiento de pérdida es humano pero que nadie nos pertenece.
  • Enseñando a gestionar la frustración, la rabia, el miedo, la incertidumbre, la soledad…
  • Ayudando a identificar una relación tóxica.
  • Alentando los procesos de empoderamiento.
  • Defendiendo la igualdad de derechos y libertades entre las personas.
  • Combatiendo la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.
  • Identificando los tipos de violencia que existen.

Esto es lo que yo sé hacer. No soy la única. Afortunadamente los tiempos cambian con cada generación, cada año, cada día. Queda mucho camino por recorrer pero cada paso hacia delante es un paso sin retorno.

¿Te apuntas?